¿Existieron los juguetes prehispánicos?

mercado de tlatelolco, Diego Rivera, juguetes prehispánicos aztecas, juguetes prehispánicos

Mercado de Tlatelolco, Diego Rivera, 1945.

mercado de tlatelolco, Diego Rivera, juguetes prehispánicos aztecas, juguetes prehispánicos

Mercado de Tlatelolco (detalle de niña con juguete prehispánico), Diego Rivera, 1945.

En el mural “Mercado de Tlatelolco”, pintado por Diego Rivera en el Palacio Nacional, puede distinguirse la figura de un pequeño perro con ruedas halado por una niña azteca mediante un cordel, cuyo extremo se ata al collarín del animal, supuesto juguete de la infante... (¿Hubo juguetes en la época prehispánica?/ Francisco Javier Hernández).


Para retratar la vida social, política y religiosa del pueblo mexica, Diego Rivera investigó durante años la historia prehispánica. El hecho de que en el mural aparezca la figura de este perrito con ruedas no es casualidad, ya que el objeto existe, sin embargo, nunca se confirmó que fuera un juguete.


Diego Rivera, juguetes prehispánicos aztecas, juguetes prehispánicos

Diego Rivera, 1932.

Los estudiosos de las antiguas culturas mexicanas coinciden en que no hay registros certeros sobre los juguetes con los que se entretenían los pequeños indígenas, antes de la llegada de los españoles, tal vez porque no se les daba importancia a estos objetos o porque su descripción se hallaba en aquellos códices que desgraciadamente fueron destruidos.


El misterio del perrito con ruedas

En 1880 el arqueólogo francés Désiré Charnay, quien había explorado el sureste de la antigua Tenochtitlán, en las cercanías de Tlalmanalco, dibujó en su bitácora un perrito con ruedas, el cual consideró como un juguete prehispánico. 


A su vez, una de las piezas arqueológicas encontradas en Tres Zapotes, Veracruz, y descritas por Phillip Drucher, era una figura de arcilla de un perro con ruedas que aparentemente servía como entretenimiento de infantes. Sin embargo, los estudiosos se preguntan cómo fue posible que la rueda estuviera en un juguete y no en otros utensilios o herramientas.

Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA)

Las culturas prehispánicas conocían la rueda pero no la utilizaban como otros pueblos, entonces las cuestiones se incrementan, ya que estos perritos con un disco en cada pata fueron encontrados en centros religiosos (100 al 850 de nuestra era). Quizá esto no se debía a la utilidad de la rueda, sino que posiblemente estaba destinada a las figuras ceremoniales. 


Probablemente no se trataba de juguetes sino de piezas sacras, donde los círculos tenían un simbolismo que representaba al sol y a la luna, por ejemplo, y por esta razón no se utilizaban con fines mecánicos; así pues, el indígena cargaba el peso de las construcciones, cosechas, etc., en su cuerpo.


juguetes prehispánicos aztecas, juguetes prehispánicos, funda iphone

Patolli

Este juego era descrito con alarma por los frailes, pues en él los mexicas apostaban y algunos llegaban a perder sus posesiones e incluso hasta el hecho de ser sacrificado a los dioses.


El juego es descrito como algo similar al juego de damas o al ajedrez, y se jugaba con pequeñas piedras blancas y negras. Había dos jugadores, que acomodaban sus piedras (blancas o negras) frente a ellos sobre un encalado (tablero) con pequeños hoyos. 


juguetes prehispánicos aztecas, juguetes prehispánicos

Juego del patolli.

Cada jugador pegaba en el suelo donde las castañuelas brincaban. Éstas debían caer con la parte hendida hacia arriba para poder avanzar y de acuerdo al número de cañuelas panza arriba, era el número de hoyos que avanzaba el jugador.


Esperamos que esta entrada te haya resultado interesante. ¿Cuáles eran tus juguetes preferidos cuando eras niño? 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados