Historia de la Talavera

 

La primera imagen de una cocina mexicana tradicional que nos viene a la mente es la de una cubierta con loza de talavera, en la cual su vajilla y algunos utensilios coordinan en un baile de color azul cobalto con blanco.

¿Sabes la historia por la que esta es ahora una imagen tan representativa de nuestro patrimonio cultural?

"Cocina Ex-Hacienda Chautla" by Francisco Soto is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

La inspiración del modelo Talavera, es por supuesto el arte de la mayólica característica y generada por la tierra de Puebla. Si bien, existe y se genera la talavera en varios estados de la república, la Talavera de Puebla, es una artesanía dominada con siglos de tradición y perfeccionamiento, compuesta además de un mestizaje profundo. 

La historia de la talavera es muy rica. La loza esmaltada tiene orígenes tan antiguos como China. Pero la influencia principal de la Talavera en México, proviene de la Conquista Árabe en España y su introducción y fusión cultural mudéjar desde el siglo XII. Desde el Renacimiento, en el siglo XVI, la influencia mora característica en la Talavera Española, consiste en el diseño, las formas vegetales y animales así como los esmaltes y variaciones de color. Incluso hay una clasificación de series de color para su clasificación. Siendo Talavera de la Reina en Toledo y el puerto de Sevilla, uno de los principales exportadores al Nuevo Mundo.

talavera española

Talavera Española

La hipótesis más razonable de cómo se volvió México uno de los más notorios mercados de talavera, es la importación de artesanos por los monjes de la Nueva España, incluso atribuyendo a ellos mismos el conocimiento de la producción. Los monjes deseaban objetos y azulejos que decoraran las nuevas iglesias que surgían con el paso de la evangelización. La demanda fue tan grande, que los mismos indígenas fueron educados en el oficio, y a esto se sumó la llegada de alfareros de las ciudades famosas antes nombradas. Diego Gaytán, maestro alfarero llegaría a Puebla para crear un estilo que perduraría y generaría tendencia.

capilla talavera

"Talavera shrine" by Timothy Neesam (GumshoePhotos) is licensed under CC BY-ND 2.0

Puebla se convirtió desde el siglo XVII en el productor principal alfarero de toda la Nueva España, incluso exportando al Virreinato de Perú. El estándar de calidad fue tal, que incluso hubo toda una regularización dirigida por el Gobierno Virreinal con reglas tales como el uso del azul cobalto en las piezas más finas, la firma para evitar las falsificaciones, la creación de niveles de calidad (fina, semi-fina y uso diario) e inspecciones anuales por parte de maestros alfareros. 

 

colección talavera

¡Conoce nuestra Colección Talavera! Toda una serie de productos inspirados en este bello arte que nos llena de orgullo.

Con la Guerra de Independencia, se abolieron las ordenanzas y los gremios y hubo una caída del estándar de calidad y con ella los talleres que sobrevivieron hasta nuestros días. Casi al borde de la extinción, el siglo XX fue clave para que casi desapareciera el estándar de calidad de Puebla gracias a la presencia de la competencia de otros estados así como la extranjera, con la importación de piezas poco creativas e imaginativas. Sin embargo, a finales de los años 90, se revivió un amor por Puebla como productora tradicional, haciendo proliferar sus talleres y exportación. 

En sí, la talavera es una tipo de cerámica esmaltada, así que el término “talavera” es más propio de México que de incluso Talavera de la Reina en Toledo. Así que desde 1997, el término talavera, tiene efectos de denominación de origen por registro. Para esto, debe de cumplir con requisitos de fabricación, materiales y métodos, a fin de proteger la tradición del proceso de fabricación virreinal, dando como resultado una artesanía única que cuenta con siglos de historia mudéjar, medieval, flamenca y renacentista que la antecede pero con un estilo mestizo propio que sólo pudo surgir en el Virreinato que originó nuestra gran nación mexicana, siendo Puebla de Zaragoza, Cholula y Atlixco, las poblaciones con el mayor proceso de calidad que caracteriza su propio origen.


Publicación más antigua Publicación más reciente