Mujeres en la Revolución Mexicana

El historiador Miguel León Portilla cuestiona la historia oficial en su libro “Visión de los vencidos”, donde analiza otras narrativas desde la perspectiva de los marginados. La verdad histórica no incluye a los personajes secundarios y mucho menos a las mujeres.


María Félix en "La Cucaracha". 1958.

María Félix en "La Cucaracha". 1958.

Afortunadamente cada día existen nuevas investigaciones y reescrituras de la historia oficial para rescatar el papel de las mujeres fuera de los roles domésticos. Esto sucedió también con la Revolución Mexicana, donde los personajes femeninos fueron idealizados y protagonizados en el cine por María Félix y Dolores del Río, o sencillamente mencionados como parte de La Bola que alimentaba a los combatientes.


A continuación te presentamos a algunas de las mujeres que participaron en la Revolución Mexicana: soldaderas, coronelas y periodistas que se unieron en la lucha contra la dictadura de Díaz y que abrieron camino al sufragio femenino y a legislaciones en pro de las mujeres y los trabajadores.


En el frente


Coronela Carmen Alanís, Margarita Neri, Juana Gutiérrez de Mendoza y La China


carmen parra

Carmen Parra.

Carmen Parra (Carmen Alanís) se convirtió en coronela gracias a sus diversas hazañas, desde ser mensajera de Francisco I. Madero y Emiliano Zapata, hasta luchar al lado de Pancho Villa. Estuvo presa durante un tiempo, sin embargo, al salir fue comisionada en el proceso de amnistía para los revolucionarios de El Paso y las tropas de Francisco Villa. 


En su etapa de madurez se unió a grupos feministas y de trabajadores que exigían derechos laborales, así como el voto femenino. Un año después de su muerte, en 1942, fue distinguida por el gobierno mexicano como Veterana de la Revolución. Trece años después las mexicanas lograron el derecho al sufragio, gracias al trabajo de mujeres como la coronela.

Juana Gutiérrez de Mendoza y “La China” fueron conocidas por levantarse en armas con un ejército conformado por viudas y huérfanas de la Revolución. Su pequeña tropa fue un ejemplo de coraje y compromiso por la democracia.

Margarita Neri
Margarita Neri

Neri pasó de ser una hacendada a líder de su propio ejército con más de 1,000 hombres, quienes la seguían por su valor, habilidades con las armas y por conducirlos a través de Tabasco y Guerrero en distintas campañas.


En las leyes


Hermila Galindo, magonistas y maderistas


Hermila fue maestra, feminista y periodista, iniciando su incursión en la Revolución con el movimiento antirreeleccionista. En 1911 se trasladó de Durango a la Ciudad de México, donde tras la Decena Trágica, conoció a varios constitucionalistas, entre ellos Venustiano Carranza, de quien fue secretaria. 


Hermila Galindo

Hermila Galindo.

Una vez ahí intentó contribuir en la creación de una nueva constitución por medio del derecho al voto femenino, sin embargo, el Congreso Constituyente ignoró su petición. Al igual que la coronela Alanís, Hermilia no pudo ver consumado el derecho al sufragio de la mujer, pero cimentó las bases para lograrlo. 


juana gutierrez de mendoza

Juana Gutiérrez de Mendoza.

Juana Belén Gutiérrez y Dolores Jiménez y Muro, magonistas, crearon un movimiento para liberar presos políticos en 1911. Por su parte las maderistas Teresa Arteaga y Carmen Serdán formaron grupos antirreeleccionistas en pro de la democracia. 


En las letras


Dolores Jiménez y Muro, Juana Belén Gutiérrez de Mendoza

Dolores Jiménez y Muro
Dolores Jiménez y Muro.

Dolores fue miembro del Partido Liberal Mexicano y era escritora en el “Diario del Hogar”, donde exponía duras críticas al gobierno porfirista. En 1907 formó parte del grupo Socialismo Mexicano y tres años después se unió al maderismo, en el Club Femenil Antirreeleccionista “Hijas de Cuauhtémoc”. 


Su influencia y talento con las letras fue tal que participó en la redacción del plan político y social proclamado en Tacubaya el 31 de octubre de 1911, así como en el prólogo, nada más y nada menos, del Plan de Ayala.


Juana Belén Gutiérrez, oriunda de Durango, escribió literatura feminista radical contra la religión católica, la corrupción política y las injusticias sociales durante el porfiriato. Debido a ello Díaz la encarcelaba con frecuencia; sin darle mayor importancia continuó su lucha por eliminar la ilegitimidad de líderes y partidos políticos y devolver el poder a los funcionarios civiles.

banner kuhu

Gracias a la lucha de éstas y otras muchas mujeres se crearon legislaciones como la Ley del Divorcio con Disolución de Vínculo (promulgada por Carranza en 1914), la Ley sobre Relaciones Familiares (1917), la Ley del Matrimonio (que decretó Zapata en 1915) y finalmente (el 5 de febrero de 1917) en la Constitución Mexicana, artículo 123, se determinaron protecciones relativas al desempeño del trabajo femenino y la salud durante el embarazo.


Esperamos que hayas disfrutado de este breve pero intenso recorrido por algunas de las participaciones femeninas de la Revolución Mexicana. Recuerda que conocer nuestro pasado nos ayuda a entender y actuar en el presente.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados